Buscar este blog

martes, 14 de febrero de 2017

Revista PalaBrotas fue entregada en la Cumbre Mundial de Nobeles de Paz

Carlos Ramos Maldonado, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y
Humanas, de la Universidad Autónoma del Caribe, entrega la revista
PalaBrotas a los nobeles de paz Rigoberta Menchú (1992), Jody
Williams (1997) y Steve Roose (1997)
Por Adaluz Trespalacios

En los últimos 4 años, la paz ha sido un tema relevante en Colombia, puesto que el país lleva, o mejor dicho, llevaba más de 50 años en guerra con los grupos subversivos; el gobierno de Juan Manuel Santos ha venido trabajando fuertemente para lograr la paz: el pasado 30 de noviembre se aprobó en el Congreso el nuevo acuerdo de paz logrado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y el Gobierno del presidente Santos, luego de ser rechazado el 2 de octubre del año 2016 por medio del voto popular.


El 2 de febrero del presente año se llevó a cabo en Bogotá la 16 Cumbre Mundial de Nobeles de Paz. Entre los 31 asistentes galardonados estaban individuos y organizaciones; así mismo, contó con la presencia de invitados especiales como  expertos en el tema de paz,  presidentes de diferentes países, ministros, jóvenes de distintas universidades del mundo, empresarios, entre otros. Este fue un evento muy importante, ya que fue la primera vez que se realizó en Latino América, y Colombia fue el país pionero; además, fue una gran oportunidad para que todos los nobeles expresaran el respaldo que le dan al país en la etapa del posconflicto.

El rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Jonás Vargas
Lamadrid; el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Carlos
Ramos Maldonado; la directora del Centro de Altos Estudios para la Paz,
Claudia Riveros; la directora de la Oficina de Relaciones Internacionales,
Roxana Buitrago, acompañados de los estudiantes y egresados de esta Alma
Mater, durante la participación en la 16 Cumbre Mundial de Nobeles de Paz,
realizada en Bogotá
Por supuesto, la Universidad Autónoma del Caribe no podría faltar en un evento de tal magnitud. Esta alma mater se ha caracterizado por su contribución a la convivencia pacífica en el país.  El rector, Ramsés Jonás Vargas Lamadrid, y otros miembros de la comunidad académica de la Universidad también asistieron a este importante acontecimiento. Hablamos con el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, con la Directora del Centro de Altos Estudios para la Paz y con estudiantes de nuestra Universidad, participantes en el evento.

Según su criterio, ¿cuál es la relevancia para los procesos de paz en Colombia que tiene el encuentro de premios nobeles en Bogotá?

La nobel de paz 1997, Jody Williams, con las funcionarias de la Universidad
Autónoma del Caribe Roxana Buitrago y Claudia Riveros
Claudia Riveros, directora del Centro de Altos Estudios para La Paz:

Realmente, tiene toda la relevancia, ya que la cumbre fue un espaldarazo al proceso de paz en Colombia, fue el respaldo, no solo de los nobeles de paz que asisten a la cumbre sino, también de otros invitados expertos en la temática, otros gobiernos. Es un importante apoyo de la comunidad internacional que ya se había dado en términos de cooperación internacional, pero ahora es realmente un apoyo unánime desde la parte política, desde la educación, también es un aliento para los colombianos para decir: ¡ese es el camino, tienen que continuar por ahí!

Juan Pablo Zuluaga, egresado de la Universidad Autónoma del Caribe del programa de Ingeniería Mecatrónica:

La principal relevancia es tener tolerancia con los demás porque esta es una de las formas cómo nosotros podemos aceptar al prójimo, cómo podemos convivir con los demás y cómo debemos instruir a nuestros hijos. Ver estos nobeles, por ejemplo, Tawakkul Karman que hablaba sobre la educación de las mujeres, es muy enriquecedor y permite afianzar más la paz en el país.

¿Cuáles son los aspectos más sobresalientes que resume este encuentro de nobeles?

Carlos Ramos y Rigoberta Menchú
Carlos Ramos, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas:

El primer aspecto es el respaldo de todos los nobeles y de las organizaciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, de todos los representantes de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) están ofreciéndole al gobierno y al pueblo colombiano para avanzar en la implementación de los acuerdos en esta etapa de posconflicto. Y el segundo, ya es una política de entender que la formación, la educación de los pueblos, en este caso el del pueblo colombiano, debe orientar más hacia fortalecer las cadenas de afectos de amor con el prójimo, de entender al otro, de inclusión, de tolerancia, de respeto y evitar que se construya toda una pedagogía del miedo que conlleva al odio.

Claudia Riveros, Directora del Centro de Altos Estudios para La Paz:

Los premios, el premio de la cumbre que fue dado a Richard Branson, fue un momento muy especial y también es uno de los momentos más a resaltar al igual que la medalla por el activismo social que se le dio a Kerry Kennedy  por los derechos humanos. También fue muy importante, conmovedor y un espaldarazo al proceso en Colombia, el premio que se le entregó a Leiner Palacios, él es el líder de las comunidades afros en Bojayá. Fue también el premio a toda la constancia, la persistencia, al honor, fue un premio en honor a todas la víctimas del conflicto armado en Colombia, fue un reconocimiento al trabajo que viene haciendo y sobre todo a una comunidad como la de Bojayá que realmente ha sido un ejemplo, ya que ellos, en un acto de reconciliación, que es hacia donde debe avanzar Colombia, le dieron el perdón a las Farc.
  
Juan Pablo Zuluaga, egresado de la Universidad Autónoma del Caribe del programa de Ingeniería Mecatrónica:

Lo más sobresaliente fue la cultura, ver ese encuentro cultural con las diferentes personas de distintas nacionalidades, es ver, cómo al fin y al cabo, todos somos iguales, humanos, ya sea de diferente raza o distinto lenguaje.  

Daniela Rincones, estudiante de Comunicación Social y Periodismo:

Aspectos sobresalientes tiene muchísimos, la integración cultural, el intercambio fue muy importante, tener la posibilidad de ver el ejemplo de cada uno de los laureados desde su enfoque, con su especialidad; y creo que uno, especialmente, es que se realiza para los jóvenes, ese creo que es el aspecto más relevante.

¿De qué manera la Universidad Autónoma del Caribe se ha integrado a la realización de estos encuentros anuales?

El nobel de paz 2014, Kailash Satyarthi, comparte con
Claudia Riveros, directora del Centro de Altos Estudios
 para la Paz de la Universidad Autónoma del Caribe
Claudia Riveros, Directora del Centro de Altos Estudios para La Paz:

La oficina de Relaciones Internacionales ha realizado un excelente trabajo, y es que tiene una muy buena relación con el secretario permanente de la cumbre; ¿qué ha pasado? es que, precisamente, la Universidad viene participando en un programa que se llama Liderando con Excelencia, este es un programa que hace parte de la Cumbre Mundial de Nobeles, pero que está dirigido a los jóvenes, específicamente a los jóvenes universitarios, pero también a jóvenes que tienen organizaciones sociales, y este es un programa muy especial porque no solamente tuvimos la oportunidad de acceder a todas las conferencias de la cumbre sino que los jóvenes participaron en talleres mucho más pequeños con los nobeles y con los invitados especiales. También se viene trabajando desde el Centro de Altos Estudios para La Paz, en el acompañamiento y la formación de los jóvenes que van año a año a la cumbre, así mismo, en la planificación del trabajo que viene, una vez regresamos de la cumbre para que sean multiplicadores del mensaje y puedan hacer transformaciones junto con sus otros compañeros en sus asignaturas y en su entorno.

¿Qué receptividad tuvo la revista PalaBrotas del Departamento de Humanidades entre los nobeles y organizaciones civiles asistentes en el encuentro que se realizó en Bogotá?

Carlos Ramos, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas:

Importantísima, y nos llena de orgullo mirar que a todos los nobeles que se les entregó la revista la vieran con mucha receptividad, reconocieron la importancia de estas publicaciones y, pues, principalmente las nobeles con quien tenemos nosotros mejores relaciones, en cuanto a la geopolítica que está implementando la Universidad Autónoma con su proyecto de internacionalización, en este caso, con Jody Williams, quien le gustó y se llevó varias; lo mismo con Rigoberta Menchú, quien no solo recibió la revista con mucho cariño y atención, sino que también manifestó, con la presencia de los periodistas de El Tiempo, que le encanta la relación con Colombia, principalmente con nuestra Universidad. 

Claudia Riveros, Directora de Centros de Altos Estudios para La Paz:

Creo que el Departamento de Humanidades hizo un excelente trabajo porque no fue solamente la recopilación sino darle el sentido para poder transmitir todo lo que fue “Pensando el Siglo XXI” en esta revista, tuvo la mejor aceptación, ya que es un trabajo muy completo, también tuvimos la oportunidad de entregarla a invitados especiales y realmente quedaron muy sorprendidos que una universidad ya viniese trabajando en temas de paz, porque lo que hace PalaBrotas es reflejar el trabajo que viene haciendo la Universidad.